0 Artículos

El calor y la energía son la moneda que mantiene a nuestro país en funcionamiento. Dado que casi todas las industrias requieren energía, es un recurso codiciado. Sin embargo, muchas de las sustancias, como el carbón, que las industrias queman para crear energía se extraen de paisajes naturales y liberan grandes cantidades de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Para responder a la necesidad de formas más limpias de producir energía, los recicladores de llantas han desarrollado una forma de convertir las llantas en aceite para la producción de energía y otros recursos.

Introducción a la pirólisis

Pyro significa calor y lysis significa desintegrar, por lo que la pirólisis se traduce literalmente como desintegración por calor. En términos básicos, la pirólisis es el sobrecalentamiento de un material en un ambiente sin oxígeno. Utilizado principalmente en materia orgánica, la pirólisis hace que el material se desintegre en diferentes sustancias.

Los recicladores de neumáticos no inventaron la pirólisis. La práctica de la pirólisis ha existido durante siglos. Los egipcios crearon carbón vegetal y metanol a través de la pirólisis de la madera. A medida que avanzaba la tecnología, la pirólisis ayudó a los científicos a descubrir muchas sustancias químicas útiles.

Pirólisis de llantas de desecho

Cuando un neumático al final de su vida útil termina en una planta de pirólisis, las máquinas trituradoras desmenuzan los neumáticos en pedazos más pequeños. Aunque algunas plantas de pirólisis procesan los neumáticos enteros, este método generalmente conduce a reacciones menos eficientes.

La pirólisis de virutas de neumáticos es una innovación relativamente reciente, y la tecnología que la hace posible todavía está experimentando numerosos cambios de imagen y reiteraciones. Casi todos los reactores calientan las astillas de los neumáticos entre 850 y 1000 grados Fahrenheit en un ambiente libre de oxígeno. Algunos calientan las astillas de los neumáticos rápidamente para lograr los resultados de la pirólisis instantánea, mientras que otros aumentan la temperatura gradualmente y logran diferentes calidades de salida. Recientemente se han utilizado microondas para comenzar el proceso de calentamiento.

Salidas de pirólisis de neumáticos

Aunque no hay llamas debido a la falta de oxígeno, la pirólisis, como la quema, es un proceso irreversible donde se cambia la composición química de las sustancias originales. A medida que aumenta la temperatura, los neumáticos se ablandan y eventualmente se desintegran.

El caucho de los neumáticos es un polímero, lo que significa que consiste en cadenas extendidas de moléculas de carbono conectadas. Las temperaturas extremas creadas en un reactor de pirólisis rompen estas cadenas en moléculas individuales que existen como sólidos, líquidos y gases.

Los principales productos de la pirólisis de neumáticos son:

  • Alambre de acero (separado de las virutas del neumático antes del proceso de pirólisis)
  • Gas sintético
  • Petróleo
  • Negro de carbón recuperado

negocio de pirólisis de neumáticos

Las líneas de reciclaje de llantas son empresas emergentes simples, de bajo costo y respetuosas con el medio ambiente. El equipo de reciclaje de neumáticos permite a los empresarios obtener ganancias vendiendo polvo de neumático y polvo de goma para su uso en las industrias de la construcción y el moldeado. La pirólisis de neumáticos añade otra carta a la mesa para reciclaje de neumáticos empresas a tener en cuenta. Los resultados de la pirólisis de alguna manera impulsan a los recicladores de llantas a mercados más productivos.

Las empresas pueden comenzar vendiendo el acero extraído de los neumáticos. Dependiendo del enfoque de la instalación, puede vender acero en bruto a intermediarios, refinarlo o incluso dar forma a objetos de acero útiles.

El gas sintético producido por el proceso de pirólisis no tiene un grado constante y puede ser difícil de vender. Sin embargo, puede incorporarse a los biocombustibles. A muchas empresas les encanta la fuente reciclada de gas sintético de las llantas de desecho.

El aceite producido a partir de la pirólisis de llantas de desecho es utilizado por hornos de cemento, fabricantes de papel, productores de energía y muchos más. Aunque los precios del petróleo fluctúan mucho, la demanda se mantiene constantemente alta.

El negro de humo recuperado parece polvo de carbón y representa más del 30 % de la producción de pirólisis de llantas de desecho. Para el ojo inexperto, puede parecer como los posos en el fondo de una taza de café y, como los posos, no sirven para nada más que lavar el fregadero. Afortunadamente para los recicladores de llantas, el material es un ingrediente crucial en muchos productos de caucho. El negro de carbón recuperado se usa para producir mangueras de jardín, tinta de impresión, cintas transportadoras y revestimientos para automóviles. También se puede quemar como combustible sin humo. Los estrategas comerciales y los empresarios organizan una conferencia anual centrada completamente en el negro de carbón recuperado, discutiendo cómo se puede obtener más fácilmente de la pirólisis de llantas de desecho y utilizarlo más ampliamente en toda la industria del caucho.

Críticos de pirólisis

Aunque la pirólisis abre un poco más las puertas al éxito para las nuevas empresas de reciclaje de llantas, algunos críticos abogan por abstenerse por completo del proceso. Los principales argumentos en contra de la pirólisis se centran en la energía y la sostenibilidad. Hacer funcionar un reactor de pirólisis requiere un gran aporte de energía. Incluso si produce biocombustibles utilizados por las centrales eléctricas y la industria del transporte, ¿es sostenible la energía utilizada para crear los biocombustibles? Además, mientras que el petróleo creado por pirólisis reduce la presión sobre los depósitos de petróleo natural, la quema de cualquier petróleo aún libera carbono a la atmósfera. Este carbono aumenta la contaminación del aire local y exacerba el cambio climático global.

Al final, vale la pena estar informado sobre las opciones disponibles a través del reciclaje de llantas de desecho. La pirólisis de neumáticos al final de su vida útil permite a los recicladores ingresar a nuevos mercados, suministrar los recursos necesarios y hacer que la empresa valga la pena monetariamente.